¿Cuál es nuestra estrategia?

Jorge Bilbao – Foro Republicano


Cualquier ideología que se precie de serlo necesita una estrategia de cómo tomar el poder, adaptándose a las circunstancias del momento. El marxismo es un buen ejemplo.

El marxismo 1 (1843 – ) es una teoría del progreso social que supuestamente da un sentido a los hechos y postula una inteligibilidad de la historia. También pronostica que el socialismo es inevitable porque el capitalismo debe necesariamente colapsar para que  la clase trabajadora lleve a cabo la revolución y tome el poder para instaurar los grandes principios de la igualdad o fraternidad universal.

Pero ya en 1883 la Sociedad Fabiana 2 en Inglaterra planteaba una alternativa no violenta que consistía en un proceso de reformas incrementales que no fueran advertidas por los capitalistas. El nombre viene del general romano Fabius Maximus quién derrotó a Aníbal mediante una guerra de desgaste. En su sede se puede ver un vitreaux donde George Bernard Shaw y H. G.Wells, los fundadores, martillean un globo terráqueo metálico mantenido incandescente por una tercera persona accionando un fuelle. La leyenda dice:”Moldeando al mundo a nuestro placer”. Es decir la socialización global. Su escudo muestra un lobo cubierto con una piel de oveja. Otro símbolo es una tortuga dando un manotazo, lento pero seguro. También fundaron el London School of Economics, convencidos de que era imprescindible conquistar a los intelectuales.

En Italia en 1937 el filósofo comunista Antonio Gramsci3 separadamente proponía una revolución pacífica siguiendo  una estrategia de trincheras. Pero asumir el poder no era suficiente. Había que captar a los intelectuales y de ahí lograr la “Hegemonía” que ocurre cuando una idea es aceptada e integrada en la mente de la gente. Su influencia condujo a la Social Democracia en Alemania y el Eurocomunismo en Italia.

Pero el supuesto progreso dialéctico de la historia del marxismo decepcionó a sus seguidores refutado por el Holocausto. Adorno, de la Escuela de Frankfurt 4 se preguntaba ”¿De qué es superación Auschwitz?” La noción de progreso, como lógica del  desarrollo histórico cayó herida de muerte.

Marx murió cuando cayó el muro de Berlín y, luego, debido al colapso a escala épica de las economías rusa y china. El triunfo del capitalismo parecía total, tanto en lo empírico como en lo racional. Hasta se pronosticaba el fin de la historia. Pero no fue así. Walter Benjamin 5 rescató un aspecto del marxismo: ”Su opción por los desesperados”, debida  a la explotación capitalista. El materialismo dialéctico y la revolución proletaria fueron abandonados, pero se retenía el odio hacia el capitalismo.

Triunfantes, los liberales nos despreocupamos de lo que ocurría ante nuestras propias narices: la izquierda había llevado la batalla al campo de los afectos, apelando a palabras con un alto contenido emotivo tales como “igualdad”, “justicia social” y “derechos humanos”, que son palabras que significan más de lo que quieren decir.  Mientras que  dormíamos pusieron en marcha la estrategia Fabiana. Así nos tomaron de sorpresa, dormidos sobre los laureles del triunfo empírico y totalmente despreocupados por en la estrategia progresista. Cuando nos dimos cuenta, habíamos perdido la batalla de las ideas afectivas que impulsan al hombre más que las racionales.

Hayek, aunque graduado de la London School of Economics, comprendió las peligrosas consecuencias del socialismo y escribió 6: “Aunque el socialismo es probablemente cosa del pasado algunos de sus conceptos han penetrado demasiado profundamente en toda la estructura  del pensamiento actual como para justificar la complacencia”

El fabianismo daría lugar al Laborismo en Gran Bretaña, culminando en la propuesta de una “Tercera Vía” por Tony Blair. Pero más impactante fue el movimiento llamado “liberal” en Estados Unidos a sugerencia de Norman Thomas 7 líder del Partido Socialista de America quien declaró en 1944:” El pueblo americano nunca adoptará conscientemente el Socialismo. Pero con el nombre de “liberalismo” adoptarán cada fragmento del programa socialista hasta que un día America será una nación socialista  sin saber como ocurrió”. Mal visto el apelativo “liberal”, fue reemplazado por “Progresivo” (1987- ) Lo que pretendía este movimiento 8 era  introducir reformas difíciles de oponer porque redistribuían  el ingreso otorgando beneficios sociales mediante altas tasas impositivas,  hasta sobrecargar las finanza públicas y provocar una crisis económica.

El movimiento progresivo creó las Naciones Unidas (Wilson), la ley de comercio interestatal controlado por el gobierno federal, las leyes anti-monopolistas, la legislación sobre alimentos y drogas, la nueva forma de elección de senadores, la prohibición de bebidas alcohólicas y  del trabajo infantil, la intervención masiva en la economía (F. D. Roosevelt y el “New Deal”), la Gran Sociedad (L. Johnson), Medicare y Medicaid que actualmente representan 2/3 del gasto público y finalmente la ley de Propiedad Inmobiliaria (J. Carter) que garantizaba a todo americano su techo propio, aunque no lo pudiera pagar.

La consecuencia fue la avalancha de préstamos hipotecarios incobrables cuyo riesgo  el mercado dispersó en paquetes bursátiles sub-prime  hasta que la burbuja inmobiliaria explotó, generando la crisis actual. Recientemente, Obama pasó la ley de estímulo económico sin crear ni un solo puesto de trabajo, prueba de que la teoría de Keynes es falaz. Además promulgó la ley de  Salud Universal que es incosteable. La deuda pública es ahora impagable.

Gramsci había advertido que para ser exitosa, la revolución tenía que lograr la hegemonía total. Pero el progresismo americano se encontró con dos sentimientos imposibles de desarraigar: el afán de protección del fruto del trabajo propio contra la voracidad fiscal y la religión. Así surgió espontáneamente el Tea Party como última posibilidad de revertir el avance progresista.    .

Y ahora enfrentamos la expansión del fundamentalismo Islámico, enemigo declarado del modo de vida occidental, ¿Cual será nuestra estrategia?

Jorge Bilbao – Foro Republicano

Bibliografía

1.    El Marxismo, José Pablo Feinmann, La Filosofía y el Barro de la Historia, Clases 10 a 14, Suplemento dominical, Página 12, 2006.
2.    Fabian Society http://www.londonpatriot.org/tag/fabian-society
3.    Antonio Gramsci, Cuadernos de la cárcel,
4.    Ibíd. Feinmann, clase 29.
5.    Ibíd. Feinmann clase 10-
6.    Hayek, The Road to Serfdom, 1956.
7.    digg.com/news/politics/A_PROPHETIC_1944_SPEECH_Norman_Matton_Thomas
8.    Jonah Goldberg, What Kind of Socialist is Barack Obama?, Commentary Magazine, May 2010.

 

 

Advertisements

3 Responses

  1. Soretes

  2. Perdon, Fundamentalismo Islamica o fudamentalismo Sionista, o la culpa de este sistema no lo tiene el poder Judio?, la usura sus Bancos y su tecnica del miedo a todo. perdon pero yo mas miedo que a los Islamicos le tengo miedo a los occidentales,lease FMI, Banco Central, El club de paris, G8 y El Club Bilderberg . Estos son los verdaderos terroristas.

  3. Y ustedes en su video hablaban de acabar con las villas de emergencia construyendo viviendas a mansalva… acaso argentina puede costear algo asi y USA no o es que desecharon ese punto de su discuso?
    No se ni para que escribo, esto no se actualiza desde hace mucho.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: