Moyano el Mejor Jugador del Gran Hermano “Elecciones 2011”

– Por Francisco Montesano –


Resulta una expresión popular escuchar “La historia Vuelve a Repetirse”. Error. Las condiciones no son exactamente iguales hoy, que hace 40 años. Los actores de esta trágica comedia manejan ambiciones y escrúpulos distintos.

El tiempo no ha logrado que se atemperen. Por contrario mientras la primera ha aumentado, la segunda esta en franco declive.

Muchos creyeron ver reflejado este refrán en la reunión que esta semana se hizo en el camping del sindicato de Camineros. La convocatoria era para tratar el proyecto del kirchnerismo que condiciona la candidatura de Scioli. Las ya famosas listas colectoras.

Pero al mejor estilo del político argentino. La reunión finalizó con un; de eso no se habla. Los consejeros del PJ bonaerense representaron un encuentro partidario. Eso si dedicaron la reunión a temas importantes, durante una hora se trataron  cuestiones burocráticas del partido.

Pero sí le sirvió a Moyano y a su séquito. Mostrarse como el jefe era su máximo  deseo. Había ordenado acondicionar el camping para que se notara su presencia. Intento negociar con la barra brava de Independiente para que “hiciera un acto de presencia pero “problemas de agenda” se lo impidieron.

El líder de la CGT tuvo el único cruce público de la tarde con el presidente de la JP bonaerense, José Ottavis. Fue cuando Ottavis pidió que la juventud liderara la campaña de afiliación masiva. Moyano rápidamente contesto:”Los tiempos han cambiado. Nosotros vamos a estar al frente” y completó la respuesta con “Nosotros hemos afiliado muchos en tiempos difíciles. Así que sabemos cómo hacerlo”.

La reunión terminó con su discurso final. Dijo que ratificaba el apoyo a “la reelección de Scioli y de Cristina”. Y cerró el encuentro. Salió rápido, acompañado por su gente, que lo ovacionó sólo a él.

 

El Jefe había hablado. Pero estos aun tibios cambios de palabras, preanuncian la tormenta.

 

Si bien la lista de Sabbatella afecta a Daniel Scioli, no es al único. Los intendentes peronistas no paran de hablar sobre las listas colectoras. Las consideran una amenaza a su poder territorial.

 

Las rechazan de manera terminante. Habían acordado que evitarían tratar el tema durante la reunión del Consejo del PJ presidido por Moyano.  Pero si le transmitieron su inquietud al gobernador, Daniel Scioli. Esperan de él que salga públicamente a resistir el armado electoral de Martín Sabbatella.

 

Una tarea ciclópea para uno de los más apáticos dirigentes de la política nacional.

Cuando no se puede desenrollar la madeja, sin provocar heridas en el delicado armado electoral K. Se pactan treguas. Pero las ultimas decisiones de algunos importantes dirigentes afectados por este engendro, llamado lista colectoras,  deja claro que ni Daniel Scioli y aun menos los intendentes tolerarán esta situación. Cada uno a su modo intentará zafar de la trampa.

 

Pero un análisis más profundo y pormenorizado de lo que está enfrentando Cristina devela un entramado político planteado hace ya 40 años.

El presidente puesto por el General Perón en Marzo de 1973, electo por el 50%, dejaría su cargo en solo 49 días, “El Tío” había traicionado las expectativas del General.

 

La heterogeneidad peronista provocó la ruptura: los intereses de los montoneros comenzaban un enfrentamiento con los de los líderes sindicalistas. Los montoneros tomaron el control de la Juventud Peronista, crearon organizaciones de frente en las universidades y en las villas de emergencia; y a su vez, comenzaron a actuar activamente en los sindicatos. Y es por todo esto que los burócratas sindicales comenzaron a sentirse amenazados frente al desplazamiento de su poder.

 

Este enfrentamiento se recalienta cuando en junio de 1973, en el retorno de Perón a la Patria, que estaba siendo esperado ansiosamente en Ezeiza. Se produce el más sangriento enfrentamiento armado entre estas fracciones que tengamos memoria en estos últimos 50 años.

 

La situación tornó ser incontrolable y demostró el débil poder que Cámpora poseía para controlar el movimiento.

 

Perón retiró su apoyo al “Tío” y se pronunció como presidente a Raúl Lastiri, ex presidente de la Cámara de Diputados.

 

Hoy encontramos ciertos personajes de esa nefasta época en la dirección del gobierno. Los sindicalistas toman nota de ello.

 

Daniel Scioli, haciendo gala de su conocida permeable personalidad, consintió una purga en la policía impuesta por la ministra Nilda Garré -también conocida en otros tiempos por su nombre de guerra “comandante teresa”- y también la intervención de la empresa provincial de ferrocarriles “sugerida” por Julio De Vido.

 

Otro histórico militante de los años 70, Carlos Kunkel, característico vocero íntimo de los Kirchner, dijo antes de la cumbre peronista: “Hoy nuestro candidato en la provincia es Daniel Scioli”. El “hoy” se parece demasiado a una advertencia más que un apoyo.

 

Hace casi 40 años la cúpula Montoneros-Far de entonces, Firmenich y Roberto Quieto decidieron llevar a votación el asesinato de un dirigente obrero peronista de relevancia.

 

El blanco elegido: el Secretario General de Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT), José Ignacio Rucci. El motivo: desafiar al general Perón y mostrarles que la banda armada existía y que de ahí en más debía ‘negociar’ con ellos.

 

Resulto ser que Roberto Perdía -según relato del libro de Ceferino Reato “Operación Traviata” – es quien le habría dado dos Itakazos” a Ignacio Rucci.

Este hecho; Nunca fue olvidado, ni jamás perdonado por la burocracia sindical.

Montoneros, era una organización formada a finales de los años ’60 por sectores nacionalistas que luego viraron a la izquierda. Quienes desde el 11 de Marzo de 1973, contaban con el padrinazgo del “Tío”. Pero al caer este en desgracia cometieron el peor de los pecados, eliminar al hombre de mayor confianza del General.

 

El hijo de la Sra Presidente creo una organización como “La Campora” que reza en sus objetivos;  Nuestra agrupación lleva el nombre del Tío por muchas cosas. Entre ellas están sus virtudes personales: su lealtad, su vocación de servicio al pueblo, su honestidad, su capacidad. Pero además rescatamos su valor simbólico. El Tío fue, para toda una generación de jóvenes que creía fervientemente en la política como herramienta colectiva para cambiar el mundo, un ejemplo de lucha y un compañero entrañable que confió incondicionalmente en ellos para llevar a cabo su misión. Encarnó en su figura la lucha que durante 18 años dio todo un pueblo por el regreso de su líder, y asumió esa responsabilidad con una lealtad y humildad inéditas.

Esta agrupación juvenil que lidera Máximo Kirchner, estaba representada en el encuentro del PJ por José Ottavis, titular de la JP bonaerense, único contendiente verbal que tuvo el líder de la CGT.

 

La incógnita no es la resolución de las listas colectoras, en menor medida esto se resolverá amigablemente. El verdadero problema para Cristina, en sus ansias de reelección, será el clímax del enfrentamiento que se avecina entre los popes sindicales –con sus medallas de años de militancia- y estos jóvenes pretenciosos de un espacio político, apuntalados por dirigentes setentosos.

La historia no se repite, continua.

 

 

Por Francisco Montesano, Periodista

 

Editor Responsable: http://primerahoraonline.com.ar/

 

http://blogs.clarin.com/conflictos-y-dilemas/posts

 

http://nuevoencuentro.com/franciscomontesano/

 

One Response

  1. Una prueba más de que este gobierno no es peronista. Es mucho más “montonero” con algo de “erpianismo”. Desde el 25/05/73 fecha en que asumió Cámpora la presidencia de la República, dia en que la bandera del “ERP” fué izada en el asta de la Casa Rosada y en el mástil de Plaza de Mayo, día en que fueron liberados compulsivamente todos los guerrilleros subversivos, Perón empezó a “tomar distancia” de Cámpora. Cuándo éste, ya presidente, viajó a España para acompañarlo en su regreso definitivo a la Argentina, Perón lo trató con indisimulado desprecio. A Perón no le gustó nada la gran influencia que tenía Cámpora de los sectores de la izquierda dentro de su gobierno, casos Righi, Puigróss, Atilio López, etc. Fué Perón quien provocó la renuncia de Cámpora a fin de allanar el camino para que sea él presidente. Los libros de la izquierda se apresuran en asegurar que todo se debió a “maquinaciones” del “brujo” López Rega. Y no fué así. A otro personaje que el Gral. Perón despreció fué el Dr. Bidegain, gobernador de la prov de Buenos Aires cuando fue el ataque querrillero a la Guarnición de Azul. El matrimonio Kirchner, 30 años después, recibió con efusividad a familiares directos de ambos personajes mientras que no disimulan el odio que sinceramente sienten por el Gral. Perón. Son falsos al igual que todos los funcionarios montoneros y erpianos. Antonio Nour

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: