“En calidad institucional, estamos cada vez peor”


Reportaje a Martin Krause para el Diario La Voz por Javier Cámara

Dice que Argentina cae a un ritmo de 10 puestos por año en el ranking que mide la calidad política.

Martín Krause es el principal referente del Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados, una consultora que desde varios años elabora un ranking de países de acuerdo a la calidad de sus instituciones. Experto en análisis económico del derecho, estará en Córdoba esta semana para disertar en unas Jornadas que auspicia este diario.

Crítico del kirchnerismo, les atribuye a sus políticas en materia económica e institucional la debacle de la Argentina.

-¿Cómo figura Argentina en el ranking que elabora usted y que mide a 184 países?

-Está en el puesto 120, de los 184, con una tendencia a perder unos 10 puestos por año desde que lo comenzamos a hacer, hace cuatro años. Por entonces Argentina estaba en el puesto 85 ó 90. Ahora está 120º. Estamos cada vez peor.

-¿A qué lo atribuye?

-Para hacer el indicador tomamos índices relacionados con el funcionamiento de las instituciones de mercado y con el de las instituciones políticas. Entendemos que la gente tiene dos formas por las que busca resolver sus necesidades: o a través del mercado, en el que ofrece su trabajo o bienes y servicios que produce y luego va y compra lo que necesita, y otras cosas a través del aparato estatal, o del sistema político. Entonces tratamos de medir ambos, sobre la base de distintos índices.

-¿Cómo mide Argentina?

-En los últimos años ha caído en cuanto al funcionamiento de las instituciones de mercado, en lo que se refiere al respeto del derecho de propiedad, de la libertad contractual, de los precios, en materia de presión impositiva, la estatización de los fondos de pensión, que afectan el funcionamiento de las instituciones de mercado.

-¿Y las instituciones políticas?

-El funcionamiento del sistema democrático no está tan mal en términos comparativos. Pero lo cierto es que hay cuestiones como la concentración del poder, la falta de división de poderes, intentos de control de prensa, la corrupción que sigue dando muy alta como ocurrió también en otros gobiernos.

-Usted dice que hay poca calidad institucional pero, sin embargo, hay cierto crecimiento económico que coincide con una mejora en los índices de posicionamiento político de Néstor Kirchner en su camino de precandidato a la Presidencia. ¿Tiene, la sociedad argentina, un electorado que vota sólo con el bolsillo? ¿Se puede repetir lo de los años 90, cuando a Menem nadie lo votaba pero siempre ganaba?

-No sé si se llegará a eso porque en su momento el matrimonio Kirchner generó mucho rechazo en el electorado de los grandes centros urbanos y en la población de la zona de producción agropecuaria que, me parece, no lo volverá a votar. Por más que suba el precio de la soja y la producción vuelva a crecer, no sé si alcanzará. Pero lo que usted dice no es sólo un fenómeno local. En todos los países sucede que cuando la economía crece, quien está en el Gobierno se ve en una situación más favorable. Porque eso afecta a los votantes porque hay gente que medita más para definir su voto pero otros no.

-¿Se puede decir que hay un crecimiento estable y duradero hoy en Argentina?

-Eso está muy relacionado con el entorno internacional que hoy tiene dos fenómenos: uno más estable, que tiene que ver con el crecimiento de China e India países que ven incrementar su demanda de productos que son precisamente los que nosotros exportamos. En eso nos beneficiamos, pero por las reformas que hacen ellos. Eso es estable. Por otro lado, también en el ámbito internacional, se da una estabilidad importante en el sistema financiero que explotó hace un par de años y sigue inestable. Ahora se salió de este bache pero se puede volver a caer. Hay una parte estable y otra más volátil.

-La cuestión es poder definir si el crecimiento que se registra en Argentina, incluso a pesar de la crisis internacional, se da por los Kirchner o a pesar de los Kirchner. ¿Nada ha cambiado para bien esta administración?

-Creo que no. Al contrario, se ha dado un gran paso atrás. No sólo en los gobiernos kirchneristas sino en todos sus antecesores, incluso en los ’90 donde fue por demás irresponsable seguir endeudando al Estado para sostener el tipo de cambio fijo hasta que eso explotó. Además, después de que eso explotó por el crecimiento del endeudamiento y del gasto público, la embarramos con la violación de los contratos, de los derechos. La verdad es que no hubo reformas positivas. Las que hubo fueron para atrás, como la confiscación de los ahorros de los fondos de pensión, la absoluta inestabilidad jurídica, no se sabe si se puede importar o no, a qué precio vender.

-Qué dilema para los ciudadanos: mientras usted dice que la reforma de las AFJP fue una confiscación que acrecienta la inseguridad jurídica, el Gobierno dice que fue la medida más exitosa de los últimos años.

-El Gobierno está cebando una bomba que le va a explotar al próximo gobernante. Es lo que sucede en los gobiernos que tienen la mira en la próxima elección y nada más. El que venga se va a encontrar con que las arcas del Anses se empiezan a gastar. En algún momento alguien va a tener que enfrentarlo y va a pasar lo mismo que ya aconteció en Argentina, por ejemplo al gobierno de Alfonsín, la que era la Anses en ese entonces estaba absolutamente quebrada, es lo que va a llegar aquí. El próximo gobernante va a tener que reducir subsidios, reajustar precios de tarifas, tomar medidas amargas para la gente, pero necesarias.

-¿Entonces la estabilidad sólo depende de que siga el “viento de cola” de las “commodities”?

-Sí. Pero también de este empuje de la demanda que logra el Gobierno a través del gasto público. Uno es positivo porque genera aumento de producción. El otro genera consumo y en realidad lo que hacemos es consumir el futuro crecimiento. Esto genera una buena sensación en lo inmediato, pero las cuentas en la economía hay que pagarlas, tarde o temprano.

-¿Qué relación tiene la calidad institucional con esta sensación?

-La escasa calidad institucional de la Argentina la muestra débil, incapaz de generar seguridad jurídica, lo que impacta en el volumen de inversiones extranjeras en el que el país ha caído en forma notable en los últimos años.

A continuación, invitamos a ver parte del seminario sobre la calidad institucional y la responsabilidad cívica del 13-07-10. el  en el cual  el Dr Martin Krause desarrolló el tema.

fuente: http://ciima.org.ar/

http://www.fororepublicano.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: