La economía mundial a vuelo de pájaro

Por Agustín Etchebarne – Foro Republicano

Los doce meses finalizados el 30 de junio de 2010 mostraron una recuperación de la economía global luego de que sufriéramos la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial -1,1% global. Los países emergentes liderados por China, India y Brasil y en general los países productores de commodities lideraron la mejoría con un sólido crecimiento. Mientras que los países desarrollados crecen más modestamente sin lograr todavía disminuir el desempleo que sigue siendo la preocupación más importante de los ciudadanos europeos y estadounidenses. El FMI pronostica un crecimiento real del 4,5% para la economía mundial en 2010, pero con grandes diferencias: 6,75% para el mundo en desarrollo; 3% para los Estados Unidos y apenas un 1% para Europa. Incluso algunos analistas, como Ariel Roubini, ven a Europa prácticamente estancada durante este año, debido al aumento de la prima de riesgo en varios países y a la contracción del crédito interbancario. En China el PBI aumentó un 11% en la primera mitad del año, aunque se espera que termine el año creciendo en una cifra más cercana al 9% anual, debido a que las propias autoridades están tomando medidas para enfriar la economía. La India acelera su paso en torno al 9% en 2010, impulsado por las ventas de vehículos y aún a pesar del menor gasto público.

Latinoamérica vuelve a crecer sólidamente luego de una contracción de -2,3% durante 2009, gracias a la mejoría en la demanda internacional, al ingreso de capitales, a altos precios de los commodities, a la recuperación de inventarios que las empresas habían recortado el año anterior y a políticas monetarias y fiscales expansivas. Así, la economía crecerá 4,5% este año. Brasil se mantiene como locomotora de la región expandiéndose un sólido 6%. México acompaña la tendencia. Chile logró absorber el impacto del terrible terremoto de comienzos de año y vuelve a crecer algo por debajo, tal vez alcance un 6% anual en la segunda mitad del año. Perú merece una mención especial no sólo porque el año pasado logró crecer un 0,9% y este año se estima un crecimiento del 8%, sino porque desde 2003 logró reducir su pobreza un 15%.

Pero las preocupaciones centrales de los economistas están en el mundo desarrollado. El enorme ciclo de endeudamiento global parece llegar a su fin. La era de endeudamiento para cubrir las cada vez mayores demandas sociales terminó en una gran crisis, y el posterior salvataje generalizado al sistema financiero de Estados Unidos y de muchos países europeos. Pero esto dejó una enorme deuda pública que finalmente estalló en plena Europa, en Grecia, dejando a los políticos tan preocupados que por fin empezaron a ajustar sus cuentas.

Pero este ajuste pone en riesgo la recuperación. Además, la crisis de la República de Grecia expuso fisuras decisivas en la estructura del Euro que pese a los ajustes posiblemente vea partir a algunos de sus miembros en los próximos años. El colosal paquete de emergencia de mayo pasado -por un total de € 750.000 millones (USD 1 billón), incluyendo USD 143.000 millones para Grecia- logró apenas frenar la corrida. Sin embargo, el derrape del Euro continuó su caída hasta principios de junio donde alcanzó un mínimo de cuatro años en 1,1875 contra el dólar (moneda que tiene sus propios problemas). Conjuntamente con el salvataje europeo varios países anunciaron gigantescos programas de ajuste fiscal, con menor gasto público, y en algunos casos con mayores impuestos. Finalmente el Euro logró repuntar un 9% desde aquel mínimo, aunque en parte por problemas en los Estados Unidos.

El gobierno griego prometió hacer un ajuste del 11% del PIB en tres años (incluyendo 5,3% en reducción de gastos y 4% en aumentos de impuestos). De esta forma pretende alcanzar un déficit de 3% en 2014, bien por debajo del 13,6% en el 2009. Pero aun así la deuda de USD 326.000 millones se estima que alcanzará  el 150% del PBI en 2014. Pero la reacción popular fue negativa y anticipa que no están dispuestos a soportar el ajuste y la experiencia Argentina muestra que es muy difícil salir de la recesión cuando las monedas están sobrevaluadas por exceso de gasto público, la espiral descendente del ajuste fiscal puede ser socialmente insoportable.

Pero el problema no se limita a Grecia: En Irlanda, con apenas 4,2 millones de habitantes, la deuda suma USD 867.000 millones (63,7% del PIB), luego de una caída del 7% del PIB y el desempleo se duplicó al 13% en un año. Pero como fue uno de los primeros en reaccionar con aumentos impositivos, reducciones de salarios y recortes presupuestarios por valores cercanos al 8% del PBI, la economía crece al 2,7%. En Portugal el déficit fiscal fue del 6,7%, con una deuda que alcanza los USD 286.000 millones, y la recesión acumula un desempleo del 9,5%. España, 12ª economía del mundo, tiene una deuda de USD 1,1 billones (53,2% del PBI) con un alto déficit fiscal que subió del 3,8% al 7,9% (más del doble del límite firmado en el tratado de Maastritcht) y un desempleo que escaló al 19%. Se sumó al ajuste anunciando recortes de gasto y aumento de impuestos por 14.000 millones de euros. Italia, con un déficit fiscal de 5% del PIB y una inmensa deuda de USD 1,4 billones (115% del PIB); imitó a España con un ajuste extraordinario de € 25.000 millones en dos años, que también fue recibido por una ola de huelgas. Con algo más de suerte, el nuevo gobierno inglés encabezado por David Cameron ganó las elecciones prometiendo poner orden en las finanzas estatales. Su paquete de ajuste incluye congelamiento de salarios y beneficios sociales, aumento del IVA al 20%, nuevo impuesto bancario.

Así vemos como todos hacen ajustes, pero posiblemente dentro de unos años veamos que habrán sido más efectivos en recuperar un crecimiento sostenido, quienes hayan hecho mayor peso en el recorte del gasto público que en el aumento de impuestos como lo demuestran los estudios del profesor de Harvard Alberto Alesina.

En contrapartida, todo este esfuerzo de ajuste es criticado por otros economistas como el premio Nobel Paul Krugman que insisten en continuar aumentando el gasto público hasta que la economía retorne a un sendero de crecimiento sostenido.

Por su parte, Alemania y Francia esperan un crecimiento del 1,4% para todo el año, por encima del promedio europeo. Alemania enfrentó la crisis mejor posicionada, su economía mantiene un alto nivel de productividad que le permite sostener sus exportaciones. En el caso Francés la economía apenas creció 0,1% en el primer trimestre, pero se debe a factores temporarios y se estima que recuperará un paso más moderado en la segunda mitad del año.

Mientras tanto, en EE.UU. la recuperación económica del año 2009 impulsada por los planes de estímulo gubernamental y el salvataje a los bancos parece decaer a medida que el estímulo languidece. Recordemos que la Reserva Federal inyectó USD 2,3 billones durante 2008 y 2009 para evitar que la recesión se convirtiera en una depresión comprando bonos del gobierno y activos respaldados con hipotecas para respaldar a los bancos. El crecimiento anualizado del segundo trimestre fue de 2,2%, por debajo del 2,7% del primer trimestre y se espera que en la segunda mitad del año ronde el 1,5%. El desempleo se mantiene elevado en el orden del 9,5% lo que representa cerca del doble del desempleo natural (normal).

La Reserva Federal mantiene las tasas cercanas al 0% anual desde diciembre de 2008 y ha comprado más de USD 1,5 billones de activos respaldados por hipotecas y bonos del Tesoro americano. Sin embargo, Ben Bernanke admitió que la economía sigue delicada con un panorama “inusualmente incierto” y que está dispuesto a seguir expandiendo de ser necesario. Cabe recordar que el sistema financiero no está totalmente fuera de peligro con 101 bancos que han fallado durante lo que va de 2010. A esto se le sumó una caída del 60% en el índice BDI (Baltic Dry Index), lo que refleja una fuerte contracción del comercio mundial en los últimos meses. De esto modo muchas personas temen que la recesión pueda tener una nueva agachada produciendo una famosa W. El problema es que la deuda estatal alcanzó la escalofriante suma de USD 11.901.000.000.000, superando el 86% del PIB; mientras que la deuda privada cayó apenas módicamente. Es por ello, que el otro temor es que el mercado mundial empiece a exigir mayores niveles de tasas de interés a largo plazo para seguir financiando niveles de deuda tan estratosféricos. Si esto ocurriera, el costo de mantener ese endeudamiento podría espiralizarse. De allí, que la Reserva Federal (Fed) y el Tesoro deban actuar con extremada cautela.

En el resto del mundo, Japón logró crecer 4,6% y 5% en los dos últimos trimestres con gran dinamismo exportador y con estímulo del gobierno. Rusia muestra un desempeño mediocre con una expansión algo superior al 4% y con una  inflación que ronda el 6% anual. El resto de Europa Oriental se espera un crecimiento del 3,5% anual.

En suma, el contexto internacional volvió a ser muy favorable para la Argentina que crece a ritmo sostenido, 7% anual, pero con una inflación que estará cerca del 25% anual y con una caída de 27 puestos en el índice de Calidad Institucional calculado por CIIMA-ESEADE.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: