Del Estado de Malestar al Bienestar de la Libertad

Por Armando Ribas


Fue Ronald Reagan quien en su oportunidad, cuando lograra superar la política demagógica de Jimmy Carter que sigue propagada por América quien dijera: “El gobierno no es la solución es el problema”. Seguidamente continuó el error con su sucesor Bill Clinton cuando expresó: “es la economía, estúpido” y así nuevamente se ignoró el dictamen de Adam Smith cuando escribiera en “La Riqueza de las Naciones”: “Las grandes naciones nunca son empobrecidas por la prodigalidad privada, si bien algunas veces lo son por la prodigalidad y la inconducta pública. La totalidad, o casi la totalidad de los recursos públicos en la mayoría de los países son empleados en mantener manos improductivas”.

Al tiempo que escribía Adam Smith, consideraba que ese despilfarro se hacía en el esplendor de la Corte, en establecimientos eclesiásticos y en armamentos. Con el advenimiento del socialismo y el nacionalismo en función del “bien común” ese gasto se destinó al crecimiento de la burocracia. Esa es la realidad moderna en la que se encuentra atrapada la economía europea.

Nuevamente vemos aquí la alternativa ética fundamental en la que se oponen la filosofía política franco – germánica y la anglo – americana. Hago salvedad en la actualidad cuando el propio gobierno americano pareciera ignorar esta dicotomía que determinó la diferencia entre la libertad y el totalitarismo. Fue Hegel quien en su Filosofía de la Historia dijera: “Como la sociedad civil es la liza del interés privado individual de todos contra todos, así aquí también tiene su sede el conflicto del mismo con los comunes negocios particulares y de estos junto con aquel, contra los más elevados puntos de vista y mandatos del Estado”. Consecuentemente para Hegel la burocracia representaba la eticidad de la sociedad frente a la concupiscencia de las corporaciones y sigue: “El Estado sabe lo que quiere y lo sabe en su universalidad como algo pensado”.

Evidentemente en esta concepción se ignora el pensamiento de Adam Smith respecto a la mano invisible, y este así dijo: “Al perseguir su propio interés el frecuentemente promueve el de la sociedad más efectivamente que cuando realmente intenta promoverlo. Nunca he conocido mucho bien hecho por aquellos que pretendan el actuar por el bien público”. Aún el propio Marx en su crítica a la Filosofía del Derecho reconoce: “Para el burócrata individual el propósito del Estado se convierte en su propósito particular de buscar posiciones más elevadas y hacer una carrera para sí,… En la burocracia la identidad del interés del Estado y el propósito privado particular se establece en tal forma que el interés del estado se convierte en un propósito privado opuesto a otros propósitos privados”.

No obstante esta sagaz observación propuso la dictadura del proletariado como un interés burocrático universal para destruir al sistema capitalista, ignorando sus propias palabras. Y así en la Filosofía Alemana concluyó que al terminar la dictadura del proletariado, pues se había expropiado a los expropiadores (capitalistas) se alcanzaría el nirvana de la anarquía según la cual: “En la sociedad comunista, donde nadie tiene una exclusiva esfera de actividad sino que cada uno puede estar satisfecho en cualquier línea de actividad que desee, la sociedad regula la producción general y así hace posible para mi hacer una cosa hoy y otra mañana, cazar en la mañana, pescar al mediodía, arrear ganado en la tarde, y criticar después de la comida, tal como yo tenga en la mente, sin que jamás me convierta en cazador, pescador, pastor o crítico”.

Pero el socialismo no quedó en esta payasada que ignora el crimen de la dictadura leninista – stalinista, sino que llegó la “sabiduría” de Edward Bernstein para crear la social democracia. O sea el mismo proyecto mediante el voto ciudadano. Así llegó una y otra vez el estado de bienestar en Europa que está causando el malestar de la crisis. Crisis que ya podemos ver que es ideológica y la económica su consecuencia.

He hecho este análisis filosófico, pues por más que se pretenda ignorar los principios éticos filosóficos prevalecientes, y se desconozcan vulgarmente sus raíces, éstos se encuentran en la base de todo proyecto político. Por ello si bien hace poco manifesté mi preocupación por el riesgo político de la crisis americana, hoy tengo la esperanza de que la crisis europea ponga de manifiesto, que una estupidez por más que la vote una mayoría, sigue siendo una estupidez. Y la esencia del sistema de libertad donde impera la justicia es que la mayoría no tiene el derecho de violar los derechos de las minorías. En otras palabras e insisto la libertad reside en el límite al poder político, en la creencia de que los hombres son como son y no como deben ser, y el respeto de los derechos individuales, que no son los hoy llamados derechos humanos.

Como bien dijera Ayn Rand los europeos jamás han conocido los derechos individuales y por el contrario: “El tribalismo es un elemento dominante en Europa, como una causa y resultado recíprocamente reforzada de la larga historia europea de los sistemas de casta, del chauvinismo nacional y local, de la regla de la fuerza bruta y de las interminables sangrientas guerras”. Y el socialismo que derivó de la existencia del tribalismo, parte de una ética falsa sustentado en la envidia. Por ello he llegado a la conclusión de que Caín fue el primer socialista y por supuesto como dice Ayn Rand: “Una moralidad que no puede ser practicada, es una cubierta ilimitada para cualquier práctica”.

Hoy América Latina, enfrenta la dogmatica tribal europea. Como bien dijera Marx refiriéndose a Hegel en el Dieciocho Brumario de Luis Napoleón: “Dice Hegel que la historia siempre se repite, si la primera vez es tragedia, la segunda es farsa. Y nosotros mal que nos pese somos la farsa de la tragedia europea. Así tenemos del socialismo siglo XXI e ignoramos los crímenes cometidos por Fidel Castro en nombre de esa moral que justifica cualquier práctica. Tenemos a Lula con pretensiones más universalistas, empeñado en la destrucción de armas nucleares y mantiene relaciones pacifistas con quienes aparentemente pretenden usarlas para destruir Israel. Por el contrario acusa a Estados Unidos de belicosidad olvidando que si no hubiese sido por los tankes Sherman, el mundo habría sido nazi o comunista. Pero peor aún es que ignora que ha sido la existencia de armas nucleares la que en la práctica impidió que la Guerra Fría, pasara a ser la Tercer Guerra Mundial.

No fue otro que el Papa  Juan Pablo I quien reconociera este hecho y asimismo la sabiduría de Alberdi cuando escribiera en el Crimen de la Guerra: “Las guerras serán más raras a medida que la responsabilidad de sus efectos se hagan sentir en todos los que las promueven y suscitan”, La guerra en América Latina está lejos de ocupar el lugar que ha tenido en la historia europea, pero el nacionalismo y el antiamericanismo heredados de la amante de Zeus, han sido la vertiente política para alcanzar el poder. O sea demagogia socialista y nacionalista constituyen el eje de la farsa que ha sido y aparentemente sigue siendo la razón del populismo y su consecuencia la pobreza y el subdesarrollo.

Al momento de escribir estas líneas está pendiente una vez más en Colombia la alternativa entre la libertad y la demagogia encarnada en el Estado, como la entelequia del bien común.. Y perdón pues vuelvo a Ayn Rand cuando dijera: “La noción tribal del bien común ha servido como la justificación moral de la mayoría de los sistemas sociales y de todas las tiranías de la historia”. Los resultados de las recientes elecciones primarias parecen mostrar el aprendizaje de la sociedad colombiana enfrentada hoy a la lucha fraticida por la libertad.  En tanto el Sr. Santos representa la continuidad de una política de seguridad que enfrenta la lucha armada interna con las FARC amparadas por el Sr. Chávez y evidentemente por Castro,  el Sr. Mockus pretende una  reforma social. Al respecto puedo decir que este académico está sostenido por el filósofo alemán Habermas, quien se considera a si mismo hegeliano

Pues bien para terminar esta larga perorata filosófica y política quiero manifestar mi esperanza. La primera que el mundo haya podido tomar conciencia de la razón ideológica de la crisis europea, a fin de evitar caer en la tendencia del bien común. La segunda que en Colombia gane la pertinaz lucha por la libertad frente al crimen de la guerra subversiva que en el Continente se manifiesta ideológica y políticamente, y por último que Estados Unidos tome consciencia de sus intereses que coinciden con la libertad en el mundo y el presidente Obama abandone su pretensión de ser popular entre sus enemigos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: