LA SECRETARÍA DE CULTURA Y EL RETROPROGRESISMO

Por Claudio Chaves

El Secretario de Cultura de un Estado -cualesquiera fuera este- ¿debe expresar el cosmos ideólogo del gobierno de turno o debiera intentar una síntesis de las distintas corrientes del pensamiento político y cultural de la  nación, integrando en un haz las diferencias?  Más allá de la respuesta que este interrogante  merece lo cierto es que  en la Argentina   jamás ocurrió y los funcionarios que ocuparon dicho cargo han sido la expresión del gobierno de turno y el señor Jorge Coscia no es una excepción a la regla.

Confirmado esto el resultado es que las declaraciones del cineasta  al diario La Nación, el 23 de mayo,  traducen  el imaginario cultural del gobierno y sus amigos. Tanto porque el Secretario de Cultura ha captado con inteligencia e intuición lo que el poder político necesita o porque pone en palabras lo que alborota inconsciente en la cabeza de los que gobiernan o sencillamente porque es lo que piensa. Sea por estas razones u otras vale la pena aproximarse a sus dichos.

El artículo de marras es una mirada política de mayo de 1810 y una referencia al 2010. Estableciendo continuidades y rupturas.

De 1810 nos dice que “la revolución se construyó contra el pasado colonial. Si todo estaba por hacerse nada de lo que atrás se dejaba podía ser insumo para lo que pretendía construirse. La tradición y la herencia fueron para los revolucionarios pesadas mochilas de las que había de desprenderse lo más rápido posible”

¿Fue la Revolución de Mayo una construcción contra el pasado y la tradición y la herencia pesadas mochilas de las cuales había que desprenderse?

Cuesta aceptar esta interpretación especialmente cuando uno estudia aquellos acontecimientos. La Revolución de mayo fue uno de los tantos  movimientos juntistas americanos que marcharon a la par del juntismo español. No fue para romper con España que ocurrieron sino para acompañar al movimiento popular español y sumarnos a él. Decía Moreno en la Gazeta del 11 de octubre de 1810 que los pueblos americanos son “tan libres como los pueblos de la Península y deben creerse con iguales facultades que aquellos; y si pudieron formar juntas, y separar a sus magistrados las capitales de España, no puede negarse igual autoridad a las de América” en una palabra nuestra inspiración revolucionaria estaba en la península. Estábamos al lado de la España popular y en contra de la España absolutista. Los ideólogos de la España juntista fueron los antiguos funcionarios de Carlos III, bien españoles y buenos liberales como Jovellanos, Campomanes, Floridablanca y Manuel José Quintana. Jovellanos de manera especial maestro en el pensamiento de Mariano Moreno.  De manera que no hay ruptura sino continuidad con la España liberal y popular. Podría agregar que los más importantes intelectuales argentinos del siglo XIX y del XX han sido aquellos que reconocieron en España una herencia y una tradición.

Ha sido el mitrismo y la izquierda cosmopolita los que siempre han hablado el lenguaje de la ruptura. El filósofo del kirchnerismo José P. Feinmann insiste con esos argumentos desde su programa en canal Encuentro al afirmar que sido la influencia de la ilustración francesa, del jacobinismo y de Rousseau las que actuaron sobre Moreno, sin imaginar o pensar en la influencia liberal española a través  de  Jovellanos,  la fisiocracia de esa nación y la religión católica los inspiradores del pensamiento   de Moreno.

Ruptura o amor francés, continuidad o amor a España en esos extremos está planteada la controversia.

En  la inflexibilidad y rigidez de Moreno han visto a Robespierre y al mismo Rousseau, en vez de observar que su severidad respondía más a una  moral extrema de un catolicismo militante que al jacobinismo francés. Cuando uno lee las cartas de María Guadalupe Cuenca a su esposo, Mariano Moreno, lo que llama poderosamente la atención es que al hablar de su hijo siempre hace mención a sus progresos en el conocimiento del catecismo y al avance en su fe cristiana.  No hay que olvidar, por otro lado, que tanto Moreno como su mujer abandonaron la vocación religiosa por el amor que los unió.

¡A que mentar el demonio jacobino en la casa de Dios!

EL RETROPROGRESISMO

Sobre el final de la nota  el Secretario de Cultura kirchnerista desnuda la esencia del pensamiento progre que hoy nos gobierna. Allí dice:

“Por el contrario el lenguaje político que reabrimos del 2003 a la fecha tiene en el pasado, no tan lejano, un punto de ineludible referencia”

Luego de hacer la crónica de los daños de la dictadura militar, de los noventa y del neoliberalismo concluye que;

el pasado ha sido mejor, por eso el afán  del gobierno de recuperar los niveles de movilidad social que la Argentina supo tener hacia mediados de los setenta. Sabemos que el tiempo no puede volver atrás. Pero innovamos recomponiendo”

Y aquí está en esencia el pensamiento del retro progresismo avanzan retrocediendo. Su horizonte es el pasado. O para utilizar una palabra a la que Coscia no se anima son “la restauración”.

Bueno… si este es el mecanismo podrían retroceder a la década del 40’ cuando los guarismos sociales eran todavía mejores. O más, aún,  al paraíso terrenal.

Proyectando su visión al mundo es como si la Europa sumergida hoy en una crisis gigantesca buscara en la edad de oro, al decir de Hobsbawam, la solución a sus problemas.

Los relojes del progresismo argentino se han detenido hace tiempo.

CLAUDIO CHAVES

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: