EL PECADO DE LA HISTORIA (tercera parte)

La Historia como mercancía.

Por Federico Perazzo – Foro Republicano.


Es más que notorio que la lucha de “clases” ha sido una de las herramientas más utilizadas por los gobiernos. No caben dudas que la historia se ha vendido desde siempre como una mercancía más y de ahí que carezca de rigor su estudio sobre el hombre. Así como ha obviado uno de los más grandes cambios de paradigma económico bien pudo y puede hacerlo con un sin fin de temas más; semejantes o no. Es por esto que nada tiene que ver el historicismo con la perspectiva evolucionista con la que se la quiso mostrar.
La diferencia entre las distintas miradas de la historia estriba, sin dudas, es un debate metodológico (Methodenstreit) que se ha dado por años.
Con el historicismo desechando la idea que pueda existir una teoría económica abstracta y universal se hace difícil salir del relativismo y del empirismo que dificultan una mirada más eficaz a la hora de querer ampliar el conocimiento. Por ello, bajo la metodología positivista en donde todo es susceptible a ser experimentado, vamos a seguir siendo víctimas de daños sociales graves por medio de omisiones como las que se plantean aquí o, mismo, falsificaciones históricas como las que pueden encontrar en cualquier librería. Así es que seguiremos creyendo algo que no somos: un objeto experimentable.
Es justamente contrariando esta visión que la Praxeología de Mises encuentra su éxito, dado que es una ciencia a priori que no se construye a través de la experiencia sino a través del razonamiento discursivo.
Sin embargo, actualmente nos encontramos con dilemas “morales” debido a la fuerte injerencia que ha tenido el relativismo epistemológico en la vida social, que desea imponer su ética y detracta las leyes universales que propone la Praxeología. Juzgan a la historia en base a preceptos que ellos mismos han decretado por inobjetables y así es como la idea de propiedad privada o de generación de riqueza se vuelven ideas demoníacas.
Siendo estos los pilares y axiomas de aquellos que sobreestiman la capacidad de la historia es que hoy nos encontramos con la supremacía de ideas que apelan a la igualdad por sobre la libertad. Por ello sostuvo alguna vez Lord Acton: “La mas sublime oportunidad que alguna vez tuvo el mundo se malogró porque la pasión por la igualdad hizo vana la esperanza de libertad”.
Se hace imposible evaluar dos sistemas como el capitalista y el socialista si se anteponen insinuaciones presuntamente éticas a favor del segundo continuamente.
La historia trae consigo un mal innato, que es el de prejuzgar permanentemente a ciertos conceptos que no son malos en absoluto y en base a eso dictaminar que es lo virtuoso. Lo que no entienden, sin embargo, es que tratar de modificar la conducta humana y volcarla a ciertos “valores” aprendidos es imposible, porque implica cambiar su sustancia y convertirlo en algo que no es.
Es evidente que los individuos al ocuparse de sus semejantes apelan al a priori praxeológico, porque como tales entienden las vivencias de cada hombre y pueden socavar en el porque de su conducta y de sus fines. No intentan, en cambio, modificar su esencia.
Por otra parte, suena un tanto antinómica la postura historicista, porque por un lado aceptan las imposibilidades de ciertos hechos por ser opuestos a las leyes de la naturaleza y por otro lado se resisten a creer que hayan otros factores que excedan las capacidades de los gobernantes, que, según ellos, todo lo pueden.
No es la intención de este pequeño ensayo decir que la historia no deba estudiarse (siempre y cuando se abra todo el abanico, claro está), sino que no es una útil herramienta a la hora de predecir sucesos futuros. Lo que sí puede afirmarse, es que hay ciertos hechos que se repetirán inevitablemente en tanto haya una regularidad de los mismos y sean válidos para cualquier acción, sin distinción de tiempos ni lugares. De no entender esto, seguiremos siendo víctimas del contubernio que han montado la historia y su moral aparentemente inmutable.

Federico Perazzo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: