HACIA EL 2011…

Por Elena Valero Narváez* – Foro Republicano

Las recurrentes denuncias de nuestra presidente al afán por enriquecerse de los empresarios argentinos, traslucen un desconocimiento absoluto de la naturaleza humana ya que no solo los empresarios esperan enriquecerse sino también el médico, el maestro, el carpintero, y, por supuesto, como lo demuestra el patrimonio de los Kirchner, también ellos lo pretenden y con muy buenos resultados.

No se puede igualar la aspiración a adquirir dinero por medios lícitos, a la de lograrlo mediante artimañas que infringen las normas vigentes como es, por ejemplo, aprovechar información reservada y un marido que desde las sombras maneja el valor del dólar.
La sociedad se ha visto bombardeada con malas noticias que provienen de los errores en la dirección del matrimonio presidencial. Si indigna la corrupción manifiesta en las denuncias por enriquecimiento ilícito, más aún golpea a los argentinos la inflación que se ha instalado y que ascenderá, este año, a porcentajes insoportables, sobre todo para los asalariados. Aumentó despacio con pocas voces que denunciaran su avance y recordaran los efectos nefastos que trae cuando no se toman las medidas a tiempo para contenerla.
Falta muy poco para el 2011, año en que tendremos a un nuevo gobierno luchando contra este flagelo. Sin embargo, no aparecen los futuros candidatos a presidente advirtiendo, seriamente, sobre el problema y demandando medidas que ayuden a que en el 2011 no se encuentren con un país desbordado como sucedió al final del gobierno del Dr. Alfonsín.
El vicepresidente Julio Cobos, por ejemplo, si es aceptado por su partido, la UCR, como candidato a la presidencia, tendría que renunciar luego del nuevo posible desempate del que parece será `protagonista para dedicarse a hacer campaña por todas las provincias mostrando a los argentinos cuál será el rumbo de su gobierno y qué medidas serán las que implementará para intentar resolver la situación preocupante por la que atravesamos.
Aferrarse al puesto de vicepresidente se lo impide y sería peligroso en caso de que la situación social se desbordara. En este caso debería asumir la primera magistratura sin el poder político necesario -que le daría ser elegido en las urnas como primer mandatario- para realizar los cambios fundamentales que se requieren. Su imagen se deterioraría sin remedio antes de probar suerte en la carrera presidencial.
Francisco de Narváez es el único de los que ha emprendido, en parte, la tarea que a esta altura es prioritaria: recorrer el país. Todos los candidatos debieran hacerla y dejar de priorizar la lucha por las candidaturas. Necesitamos saber, después de equivocarnos tanto, como piensan los probables aspirantes a suceder a Cristina Kirchner y, cómo van a encarar los problemas más acuciantes. Las soluciones debieran tender hacia el mejoramiento institucional y hacia una economía libre como lo está haciendo desde hace años, con éxito, Chile.
Reemplazar el modelo dirigista, intervencionista e inflacionario, al que regresó alegremente el kirchnerato, es prioritario. Se necesita del apoyo de la opinión pública sin la cual será más dificultoso implementar las medidas que hacen falta.
Al legado del actual gobierno: inflación, corrupción ampliamente difundida, estatizaciones, gasto público exorbitante, inseguridad jurídica, probable corrida hacia el dólar, impaciencia social, regulaciones, estatizaciones, ausencia de crédito internacional, déficit de presupuesto, añadimos una oposición dividida por aspiraciones y ambiciones, sin ideas y enfoques claros en el análisis de los problemas.
A esta altura de los acontecimientos, son claras las necesidades de los Kirchner de conseguir aumentar la “caja” para un año electoral.
De continuar la política del Banco Central de sobrevaluación del peso y la merma de las reservas monetarias internacionales, es probable que se incentive el ataque especulativo sobre el dólar al cambiar la actitud de los agentes económicos. Le quedaría al gobierno como recurso la emisión espuria de moneda y su consecuencia: aumento desmesurado de la inflación. Con ello retroalimentaría el proceso inflacionario sobreviniendo una fuerte devaluación.
La inflación aparte de los efectos degradantes en el cuerpo social, produce la destrucción del sistema de precios relativos que son los indicadores que orientan todo el proceso económico de generación de riqueza.
Es imprescindible que el futuro Congreso cambie la posibilidad que le dan los decretos de necesidad y urgencia de legislar al Poder Ejecutivo: rompen el equilibrio y separación de poderes que establece la Constitución dando a gobernantes inescrupulosos armas de las que es muy difícil defenderse.

(*) Autora de “El Crepúsculo argentino” Lumiere . 2006

Fuente: http://www.notiar.com.ar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: