Los vicios de la reforma política K y por qué a Usted debería interesarle

Tras la derrota en las elecciones del 28 de junio, el gobierno de Cristina Kirchner, a través de su Ministro del Interior, Florencio Randazzo, convocó a los referentes de las distintas fuerzas políticas a una mesa diálogo, cuyo objetivo sería lograr consensos en torno a varias reformas políticas.

El diálogo fue poco, las propuestas limitadas, y el consenso nulo, ya que el gobierno condicionó el temario solamente a aquellas cuestiones de reforma política que son de su conveniencia, dejando de lado importantísimos temas que hoy socavan nuestra democracia.

Los cinco ejes de la reforma propuestos por el gobierno fueron:

1. Régimen de partidos y selección de candidaturas.

El gobierno impulsa aquí el endurecimiento de los requisitos para conformar partidos políticos y para conformar alianzas, a la vez que obligaría por ley a los partidos a definir sus candidatos por un sistema de internas abiertas obligatorias.

2. Financiamiento permanente de los partidos políticos.

Se restringiría notablemente la capacidad de los partidos políticos de autofinanciarse, pasando a depender mayormente del Estado.

3. Financiamiento de las campañas electorales.

Se prohibiría la financiación particular de los avisos de campaña en los medios de comunicación audiovisuales. Sería el Estado quien repartiría espacios en los medios de comunicación para los partidos políticos.

4. Sistema Electoral.

Propone reformas en el control y actualización de los padrones.

5. Administración, fiscalización y control del proceso electoral.

Se incorporaría a la legislación electoral un registro permanente de autoridades de mesa   y un registro de voluntarios que se postulen para presidir mesas y establecimientos electorales.

Como se puede apreciar, la propuesta del gobierno excluye temas importantísimos que la legislación vigente permite –o al menos no prohíbe- y que dañan la calidad de nuestra democracia, tales como la presentación de listas sábanas o espejo, o de candidatos testimoniales.

Podemos citar también otros ejemplos que redundarían en una mejora importante del acto democrático por excelencia, el voto. Uno, que la oposición viene estudiando y proponiendo, es la implementación de la boleta única. Actualmente, cada partido es responsable de imprimir y distribuir sus boletas en todo el territorio nacional, y de vigilar durante todo el comicio la disponibilidad de las mismas. Esto no sólo implica un enorme esfuerzo logístico, que muchos partidos no están en condiciones de realizar, sino que en las últimas dos elecciones se ha detectado el robo sistemático de ciertas boletas, cercenando así el derecho de muchas/os argentinas/os a elegir y ser elegidas/os.

Vicios

Hasta aquí hemos visto que la reforma política, tal como está planteada por el kirchnerismo, resulta incompleta pero, en principio, deseable: nadie niega que sea necesario debatir cambios en los temas propuestos.

Sin embargo, cuando analizamos las reformas concretas que impulsa el gobierno, vemos que lejos de buscar profundizar y mejorar la democracia, lo que busca es profundizar el poder de gobierno, dejando a los partidos y a los ciudadanos que representan a merced de la discrecionalidad del Poder Ejecutivo de turno.

Veamos algunos ejemplos:

Las internas abiertas que proponen, más allá de la incoherencia de querer impulsar ahora -que le conviene- lo mismo que derogó 4 años atrás, cuando no le convenía (porque las internas abiertas ya eran obligatorias por ley cuando Néstor Kirchner asumió la presidencia), se basan en el modelo de colegio electoral norteamericano. Es decir, no sería el afiliado o el ciudadano independiente quien elige a los candidatos de un partido, sino que ellos elegirían delegados. Ellos serían quienes elegirían a los candidatos de la fuerza. Es una ley con nombre y apellido, ya que le da a Kirchner, que domina el aparato justicialista, el control sobre las candidaturas del peronismo.

A su vez, impone a los partidos políticos contar con un caudal de afiliados mayor al 4 por mil de los electores habilitados. Esto deja sólo dos partidos en condiciones de impulsar candidatos: el PJ y la UCR. Entonces, sacando de competencia a la gran mayoría de los partidos e imponiendo un sistema de internas que, lejos de acercar a candidatos y ciudadanos mediatiza y desdibuja dicha relación, Néstor Kirchner se asegura las condiciones más favorables para competir en las próximas elecciones.

Sumemos a eso la prohibición a los candidatos de contratar espacios en los medios audiovisuales, espacios que estarán controlados y distribuidos por el gobierno –que se suma al control que la nueva Ley de Medios Audiovisuales le otorga al Poder Ejecutivo-  y sumemos también varias trampas en la letra chica de los proyectos presentados, como el que habilita a todos los extranjeros con dos años de residencia a votar en cargos nacionales, o el que le da al Ministerio del Interior el control y manejo discrecional de los padrones de electores y afiliados.

Vemos entonces claramente que no hay intención de mejorar la democracia sino la voluntad manifiesta de aprovechar las mayorías que todavía retienen en el Congreso para cambiar las reglas de juego con vistas a forzar el mejor resultado electoral posible para el matrimonio presidencial en las próximas elecciones, aún cuando las encuestas marcan un rechazo del 70% de la población.

Por todo esto, la población debería estar muy atenta a lo que pase en el Congreso en las próximas semanas: está en juego su derecho a elegir, y a hacerlo entre opciones reales. La dirigencia política se encuentra sumamente desacreditada ante la opinión pública, por muchas y válidas razones. Resulta imperativo promover el debate y generar formas de mejorar nuestra democracia, transparentando procesos y ofreciendo al ciudadano las mejores opciones de representación y los mejores procedimientos para hacer valer su voto. De lo contrario, las elecciones se convertirán en una farsa, y la democracia, en una ilusión.

Por Cecilia Lucca. Noviembre 2009

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: