Ciertos derechos inalienables

La vita è bella.

Por Agustín Etchebarne.

 

libertad1

Si me obligaran a elegir una sola hoja de papel en el mundo, sería tal vez la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, fechada el 4 de julio de 1776, escrita en su mayor parte por Thomas Jefferson con el objeto de fundamentar la guerra de la Independencia contra el Reino Unido.

Basándose en su propia razón y en el derecho natural, los declarantes dicen[i]:

“Sostenemos como evidentes por sí mismas, las siguientes verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad.”

Tal vez sea esa la frase más importante de la cultura occidental. Fundamenta el derecho de los hombres a gobernarse a sí mismos. Por encima de todo aparece el derecho a la búsqueda de la felicidad en el mismo rango que la libertad y la vida misma. Pero “Felicidad” es una imprecisa traducción de “Happiness”, que deriva del verbo “to happen”, que significa: suceder, pasar, ocurrir. Es decir, se refiere a la felicidad que se deriva de lograr que ocurran ciertas cosas. Es diferente de “felicity” que sería algo así como el regocijo pleno que obtiene un bebé al ser amamantado por su madre. Entonces la república que nace en el nuevo mundo se cimienta sobre la libertad de las personas de hacer lo que les plazca para ser feliz, con el sólo límite de no afectar la libertad o la propiedad de las demás personas.

Recién aquí aparecen entonces los gobiernos que administran la Justicia y el poder de Policía, es decir, administran “el monopolio legítimo de la violencia[ii]. Pero los gobiernos deben administrar este poder exclusivamente para garantizar los derechos de los hombres y bajo su explícito consentimiento so pena de que el pueblo decida echarlo a patadas.

“Que para garantizar estos derechos, se instituyen gobiernos entre los hombres, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de sus gobernados; que siempre que una forma de gobierno se haga destructora de estos fines, el pueblo tiene el derecho a reformarla, o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.”

Dicho esto inmediata y sensatamente aconseja moderación y cautela antes de la acción:

“La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, evidencia el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y proveer de nuevas salvaguardas para su futura seguridad y felicidad.

Sobre estos principios se fundaron la Constitución de los Estados Unidos, la de California y la de Argentina de 1853. El andamiaje legal reconoce que el derecho de cada uno a la vida, la libertad, la propiedad, la libertad de expresión, la libertad de prensa, libertad de culto y de reunión y otros derechos fundamentales están por encima de todo. La Constitución los reconoce y los resguarda. Establece la república representativa federal, como forma de dividir y controlar el poder de los gobiernos. Y la democracia como la forma de elegir dos de los tres poderes. Pero dejando en claro que ninguna votación ganada por una mayoría circunstancial puede alterar estos derechos. (Ver Justice Jackson, fallo 591-47, West Virginia vs. Barnett). [iii]

Estas Constituciones están basadas en las ideas económicas y filosóficas de la Escuela de la Libertad, de los fisiócratas franceses, de Adam Smith y de John B. Say, tal como afirma el propio Juan Bautista Alberdi en el Sistema Económico y Rentístico. Es por eso que cuando se habla de libertad de mercados, es solo una forma de defender la libertad de los inventores para inventar, de los músicos para componer, de los escritores para escribir, de los trabajadores para trabajar, de los empresarios para intentar llevar adelante sus empresas contra viento y marea.

Lo interesante es que estas ideas transformaron a los Estados Unidos en el país con mayor riqueza de la tierra, porque es capaz de producir el 58% de todos los inventos del mundo y producir tres cuartas partes de todos los premios Nobel de física, química, economía y medicina, otorgados por la Academia Sueca. La libertad despliega la maravillosa capacidad del hombre de ser coparticipe de la creación, brindando al mundo la multiplicación de los alimentos, vacunas, autos, computadoras, todo tipo de bienes y servicios, Windows, Google, Wikipedia, la biogenética, la nanotecnología, el cine, y hasta el desciframiento del código genético de la vida. Esa felicidad asociada a ser copartícipe de la creación es lo que llamamos: happiness.

Agustín Etchebarne.

 


[i] Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

[ii] Definición de Estado de Max Webber.

[iii] Justice Jackson. Fallo 591-47 – Corte Suprema de los Estados Unidos – West Virginia vs. Barnett

“The very purpose of a Bill of Rights was to withdraw certain subjects from the vicissitudes of political controversy, to place them beyond the reach of majorities and officials, and to establish them as legal principles to be applied by the courts. One’s right to life, liberty, and property, to free speech, a free press, freedom of worship and assembly, and other fundamental rights may not be submitted to vote; they depend on the outcome of no election”.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: